Claves para mejorar la seguridad en tu puesto de trabajo

A pesar del avance y mejora en la legislación sobre salud y seguridad laboral, las lesiones y muertes en el trabajo siguen siendo un grave problema en nuestra sociedad. Desde la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) insisten en la importancia de adoptar medidas de prevención y contar con los Equipos de Protección Individual (EPI) adecuados para cada puesto de trabajo en la que tanto a empresarios como trabajadores comparten la misma responsabilidad.

Según datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, un total de 368 trabajadores fallecieron en accidente laboral hasta septiembre de 2018, lo que supone un aumento del 0,54%. Al mismo tiempo, se contabilizaron 451.677 accidentes laborales con baja, 391.293 se registraron en el lugar de trabajo y 60.384 fueron siniestros in itinere.

Ante estas cifras, ASEPAL insiste en que las empresas cumplan con la legislación vigente sobre prevención de riesgos laborales y que sigan unos parámetros básicos con el fin de reducir la siniestralidad laboral.

«Pedimos que, aunque el EPI es el último recurso preventivo al que acudir en materia de prevención de riesgos laborales, el uso, y sobre todo, el uso correcto de EPI en los lugares de trabajo donde se haya determinado necesaria la utilización de estos equipos, constituye una herramienta eficaz en la lucha contra los accidentes y enfermedades profesionales», explica Luis Gil, secretario general de ASEPAL.

Claves para priorizar la seguridad en el trabajo

1 - Identificar los riesgos en cada lugar de trabajo

Cualquier trabajador debe conocer las normativas asociadas a su puesto de trabajo. Es esencial una clasificación exacta de los riesgos de cada puesto laboral. Estos riesgos pueden ser desde herramientas de uso frecuente en el trabajo que puedan estar en mal estado, zonas peligrosas o material de oficina que no se adecuen a las necesidades de los trabajadores. Así se puede identificar cualquier problema y solucionarlo de forma inmediata para asegurar el espacio de trabajo.

2 - Informarte, asesorarte y conocer los derechos y responsabilidades

En España se dispone de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, una normativa de Seguridad y Salud Laboral que crea las normas que han de seguir las empresas. Esta ley tiene como finalidad informar previamente el desarrollo de cada actividad laboral y conocer los riesgos que pueden existir en cualquier puesto de trabajo. Tanto empresarios como trabajadores deben estar informados y asesorados de todos los procesos de prevención, formación y conciencia. Es importante implicar a los trabajadores en su propia seguridad laboral.

3 - Disponer del equipo de protección individual (EPI) adecuado

Si no está usando el equipo de seguridad adecuado para una tarea, puede sufrir un accidente laboral o enfermedad profesional. Dependiendo del trabajo, se usarán equipos de protección auditiva, respiratoria, pies y piernas, ocular y facial, entre otras, que ayudarán a reducir en gran medida el riesgo de lesión en el trabajo. Los EPI son aquellos equipos designados a ser llevados o sujetados por el trabajador para protegerlo de riesgos que puedan amenazar su seguridad o su salud. En el Real Decreto 773/1997 se establecen las condiciones que deben reunir los EPI, así como su elección y mantenimiento, entre otros muchos aspectos. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo cuenta con un portal de Equipos de Protección Individual donde se detalla toda la información referente a los EPI para la prevención y protección contra los riesgos laborales. Esto ayuda a que el empresario pueda proporcionar el equipamiento adecuado y encargarse de que el trabajador reciba la formación requerida para su correcto uso. Por otra parte, el trabajador tiene el derecho de exigir que se le proporcionen estas herramientas y la obligación de hacer un buen uso de las mismas.

4 - Proporcionar orientación laboral y capacitación para el trabajo

Según la Organización Mundial del Trabajo, más de la mitad de los accidentes laborales acontecen dentro de los 6 primeros meses de trabajo y, por este motivo, la empresa debe contar con un buen plan de prevención de riesgos, proporcionar la orientación y capacitación necesarias para garantizar el mínimo índice de accidentes de sus trabajadores con el objetivo de prevenir posibles accidentes laborales.

5 - La empresa supervisa las labores de los trabajadores

La forma más efectiva para asegurar la prevención y seguridad de las condiciones de los trabajadores es a través de la revisión y supervisión de sus condiciones laborales. Ofrecer un entorno sano y seguro donde trabajar es responsabilidad de todos, tanto del empresario como del trabajador e instituciones u organismos oficiales. La formación en seguridad es imprescindible para modificar la tendencia de accidentes laborales que se han registrado en los últimos años en España. «La cultura preventiva en materia laboral es necesaria para todos», afirma Luis Gil.

Conocer los procedimientos de seguridad necesarios ayudan a trabajar en un entorno más seguro y saludable. Es muy importante estar informado de todos los cambios referentes a las regulaciones de seguridad y comprobar que las políticas y procedimientos se actualizan y comunican correctamente a los empleados. Involucrar a los trabajadores en su propia seguridad favorece la creación de un ambiente laboral más tranquilo y seguro.

 

Enlace a noticia comentado - España -